¿Cómo Mantenernos Saludables Frente a los Virus?


Hoy traemos un artículo deseando que sea útil en estos momentos de incertidumbre, confusión y sobre información. Vamos a dividir el artículo en dos partes: la primera parte hablaremos de los virus y en la segunda queremos aportar algunas ideas sobre hábitos que nos ayudarán a mantener la salud física y mental.


¿Qué son los Virus?


Sabemos que los virus son cadenas de ADN o ARN, de ese material genético que forma nuestros genes; los virus no están sólo fuera de nuestro organismo, están dentro, así cómo las bacterias forman parte de nosotros.

El 10% de nuestras células son humanas, el 90% son bacterias, el 100% del material genético que tenemos los seres vivos procede de virus y de bacterias. Eso significa que cada uno de nosotros tiene dentro de sí una información que está latente y llega un momento en el que el cuerpo activa esta información; los virus y las bacterias se activan en su versión patógena cuando el “terreno” es agredido, es decir, cuando el medio ambiente (tanto interior como exterior) se ha intoxicado o desequilibrado alguna manera. El cuerpo para solucionar estos problemas pone en marcha una serie de mecanismos que forman parte de nuestra evolución como especie, entre ellos, está el activar unos virus y bacterias, mecanismo que a su misma vez tiene una doble función:

1. Activar los mecanismos de recuperación del cuerpo.

2. Ayudar en el proceso de adaptación y por ello ese virus, que es una cadena de información, se va a separar del genoma y va a salir hacia fuera, con la misión de alertar al resto de congéneres de nuestra especie que hay algo a lo que es necesario adaptarse.


Este proceso de adaptación se percibe con síntomas como fiebre, estornudos, tos dependiendo de cual sea el proceso de adaptación que se está viviendo; no estamos hablando de enfermedad sino de un proceso de recuperación y adaptación.


Por otra parte es importante saber que los virus no están vivos, por lo tanto no se pueden matar, lo único que se puede hacer es tratar los síntomas y sobre todo, lo más importante es trabajar sobre el cuerpo tanto físico como mental, porque si el “terreno” está fuerte tanto por dentro como por fuera los virus no te van a afectar. Así que no hay que temer a los virus, en lugar de ello, mejor debemos ocuparnos que el “terreno” esté lo más saludable posible para que esas adaptaciones cuesten menos. (Por ejemplo: Síndrome de Sensibilidad Central).


Ya hemos visto que lo más importante que hay que hacer es mantener nuestro “terreno” y nuestro cuerpo lo más limpios posible. Para ello es importante crear una serie de hábitos que nos ayudarán a conseguirlo, aquí te dejamos los que hemos considerado más relevantes:


Hábitos para estar Sanos Física y Mentalmente


1. Tomar el Sol Durante al Menos 15 min. al Día
Designed by snowing / Freepik

1. Tomar el Sol Durante al Menos 15 min. al Día

En la medida que nos sea posible, es muy importante tomar el sol durante al menos 15 minutos al día para asimilar la Vitamina D, que entre otras cosas, ayuda al cuerpo a absorber el calcio presente en los alimentos y en los suplementos. El sol es una fuente de energía espectacular que necesitamos para que nuestra agua biológica se quede estructurada y también activa los virus así que puede resultar interesante si en este momento nos sentimos más debilitados.


2. Aprender a Respirar de Forma Controlada

2. Aprender a Respirar de Forma Controlada

Respirar, respira profundo, el oxígeno es la base de la vida, animamos a que busquen técnicas de Pranayama (respiración en el Yoga) que también pueden consultar en nuestro anterior artículo “Cómo hacer Yoga en casa”. La respiración controlada ayuda a expandir y limpiar los pulmones y sobre todo ayuda a estar más conscientes de este acto maravilloso que es el único que fisiológicamente podemos controlar.


3. Tener una Dieta más Natural, Sana y Nutritiva

3. Tener una Dieta más Natural, Sana y Nutritiva

Prestar atención en lo que se está comiendo porque es con lo que comemos que nutrimos nuestras células así que hay que evitar al máximo todo los productos refinados, conservantes, excesos de azúcares, café y, por supuesto, el alcohol. No se trata de perder peso, si no de volver a una dieta más natural, sana y nutritiva: verduras, granos integrales, proteínas pero que sea lo más limpia posible de agrotóxicos y de antibióticos.


4. Caminar Descalzos sobre la Tierra

4. Caminar Descalzos sobre la Tierra

En cuanto nos dejen salir, si tienes la posibilidad ahora, es muy recomendable tener contacto directo con la naturaleza, caminar descalzos sobre la tierra, porque esto ayuda a eliminar las cargas positivas que vienen de los plásticos, de los aparatos electrodomésticos, y de toda esa electricidad estática; a la vez el cuerpo se re-nutre de todos los electrones que vienen de la tierra y eso va ayudar a recargar nuestras materias eléctricas, comúnmente llamadas metabolismo (la danza de los electrones). 


5. Filtrar la Información que Consumimos

5. Filtrar la Información que Consumimos

Animamos también a que hagan un poco de dieta, y no el tipo de dieta que acabamos de comentar si no de dieta de información, porque toda información te va a generar una experiencia y tú no eres el responsable de la información que hay ahí fuera, pero sí, de cuál consumes y por lo tanto, puedes elegir cual es la experiencia que quieres tener en tu vida, si quieres seguir generando experiencias de miedo, de frustración o impotencia o quieres empezar a generar experiencias que te lleven a otro lugar, un lugar donde puedes aprender quién eres y por qué estás aquí. Puedes aprovechar estos días para cambiar hábitos, hacen falta 21 días para cambiar un hábito, podemos aprovechar estos días de confinamiento para empezar a tener una vida un poquito más saludable.


6. Buscar Algo que Disfrutar Cada Día

6. Buscar Algo que Disfrutar Cada Día

Y si hay una cosa que nos va ayudar tremendamente a mejorar la salud es lo de encontrar momentos donde disfrutar porque eso va a recargar las pilas, va a llenar el cuerpo de una serie de químicos (emociones) que van a alimentar las células con alegría, con algo que se llama felicidad y que es imprescindible para la vida porque es la expresión de nuestra verdadera naturaleza. Así que buscamos cada día algo que nos haga feliz, algo que nos haga reír. Comparte con los amigos, llamarles, porque el ser humano necesita, entre otras cosas, la conexión, como una de las necesidades básicas.


7. Antes de Dormir Desconecta los Dispositivos

7. Antes de Dormir Desconecta los Dispositivos

Apaga el teléfono por las noches, apaga la wifi, porque cuando dormimos no los necesitamos y están generando mucho ruido en nuestros sistemas, utiliza auriculares, no pongas el teléfono muy cerca de ti; acostúmbrate un poquito a vivir en “modo avión”.


Sol, Aire, Agua, Tierra, esto es lo que necesitamos todos los seres vivos y recuerda que eres mucho más que tu cuerpo, mucho más que una biología y que un ADN. El ADN sólo es un antena fractal que te permite captar informaciones del entorno pero tu eres la expresión pura de una vida consciente, y eso es lo más grande que podemos llegar a ser.

Fuente:

The invisible Rainbow del doctor Arthur Firstenberg.
anamariaoliva.es doctora en Biomedicina.